Kittyhawk toma vuelo

Kittyhawk toma vuelo: Encontrar la gratitud en las nubes

Por: Julia Barrera, Pasante de WYP

En medio de la arenisca rocosa de White Mountain, al norte del centro de Santa Bárbara, Kittyhawk se preparaba para alzar las alas. No había mejor día para salir hacia el cielo. En el horizonte californiano, de color azul, se veían espesos cúmulos de nubes que se colocaban sobre el lugar desde el que Kittyhawk y sus compañeros se lanzarían con sus parapentes. Era una escena casi sacada de un sueño, un nuevo mundo misterioso y fascinante más allá de la esponjosa niebla.

Kittyhawk

Estos caprichosos racimos eran lo único que se interponía en el objetivo de Kittyhawk de permanecer enel aire todo el tiempo que pudiera. Como piloto, tenía que ser calculadora en su tan esperado despegue; el parapente no era un paseo. La clave para tener un vuelo tranquilo era encontrar térmicas, bolsas de aire ascendentes a las que un parapente podía "subir" para elevarse cientos de metros sobre el suelo. Sin embargo, eso requería un despegue claro y sólido, que podía verse obstaculizado por las hermosas nubes, que se extendían tan densamente sobre las crestas montañosas que los parapentes sólo veían atisbos de las playas y los valles más allá. 

Después de esperar a que varios de sus compañeros de vuelo, ciertamente nerviosos, dieran el salto de fe, Kittyhawk vio por fin una ruptura en la capa de nubes, proporcionando un ciclo de viento perfecto para emprender el vuelo. Sintiendo la brisa del mar en su nuca, gritó triunfante: "¡Lanzamiento!". Levantando su ala, fue lanzada al cielo en un instante.

Al flotar en el aire, toda la ansiedad que pudiera tener de antemano se disipó. Su único sentimiento fue un intenso deseo de ascender. Elegante y poderosa como un dragón, se deslizó hacia arriba a través de los remolinos de nubes y atravesó la niebla para contemplar la dramática belleza de la Riviera Americana. La corteza terrestre parecía plegarse sobre sí misma para crear las escarpadas crestas de las montañas, que se hundían para formar verdes valles salpicados de rocas de arenisca. 

La vista desde arriba no tenía parangón, y Kittyhawk se dio cuenta con asombro de que no todo el mundo podía tener el privilegio de una vista así. Si bien es cierto que se había relacionado con la naturaleza de muchas maneras íntimas en el programa del Wilderness Youth Project, ésta era una perspectiva totalmente nueva; estaba siendo testigo de la enorme extensión y majestuosidad del paisaje natural. 

A vista de pájaro, Kittyhawk observó alegremente a un halcón cazando su presa desde lo alto, y observó fascinada el Parque Skofield, un lugar popular para los programas de WYP; parecía tan desconocido desde esa altura, como si Kittyhawk aún tuviera que descubrir todos sus secretos. Esforzó sus ojos para buscar a un grupo de niños de WYP explorando sus colinas. A medida que volaba más y más, se sentía más aventurera, persiguiendo a su amiga, también piloto, de un lado a otro de cada punto de referencia familiar de Santa Bárbara. El cielo se convirtió en un patio de recreo, y Kittyhawk tenía muchas ganas de jugar. 

 

Al final, Kittyhawk aterrizó desde el paisaje onírico y miró su reloj con sorpresa. Había estado en el aire durante 51 minutos, más del doble de su tiempo de vuelo anterior, y ni siquiera se había enterado. En el aire fresco de Santa Bárbara, la atmósfera había sido eterna; las rutas de senderismo y las costas arenosas la llamaban desde abajo, y cada una de ellas prometía una aventura más nueva y alegre que la anterior. Había sentido una fuerte conexión con esos lugares en ese momento, felizmente perdida en un mundo vigorizante de vuelo triunfal. 

Ahora, firmemente en tierra, un sentimiento ardía más que todos los demás: la gratitud. Gratitud por las hermosas vistas que pudo ver. Gratitud por su propia y ambiciosa búsqueda como piloto. Pero, sobre todo, gratitud por la misteriosa magia del momento.

Como personal principal del programa en WYP, Kittyhawk no es ajena a la majestuosidad de la naturaleza. Artista orgullosa y amante de la aventura espontánea, se complace en ofrecer experiencias atractivas y atemporales a tantos jóvenes exploradores de Santa Bárbara. Esa devoción por cultivar la libertad y la alegría en los espacios naturales se ha extendido también a su vida personal, inspirándola a alcanzar nuevas cotas como parapentista. 

En WYP, seguimos viviendo nuestros valores de curiosidad, exploración y cuidado del mundo natural incluso fuera de nuestra vida profesional. Cada día, nuestro personal sigue mostrando su gratitud por los entornos locales en los que tantos de nuestros niños juegan y crecen, lo que, a su vez, nos anima a jugar y crecer también en ellos. 

Después de un vuelo verdaderamente transformador, Kittyhawk no puede esperar a visitar de nuevo su patio de recreo aéreo, ansiosa por explorar de nuevo su conexión única con el paisaje de Santa Bárbara. No pierdas de vista los cielos de Santa Bárbara y puede que veas a Kittyhawk por ti mismo. 

Puede leer más sobre Kittyhawk aquí

Sobre el autor: Julia Barrera (elle/ella) es una estudiante de cuarto año de estudios feministas y de escritura profesional con énfasis en la participación cívica en la UCSB. Actualmente trabaja como pasante de relaciones con la comunidad de Wilderness Youth Project, escribiendo contenido creativo y promocional para WYP, y pasa todos los miércoles como mentora de niños de 2º a 5º grado en el programa extraescolar Bridge to Nature de WYP en El Centro SB.


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'wpb_hook_javascript_footer' not found or invalid function name in /home/customer/www/wyp.org/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 324