Compartiendo Nuestra Calma

by Kelly Villaruel


Mientras pasamos más tiempo juntos con nuestras familias en lugares cerrados con poco o nada de tiempo fuera, es posible que nuestra paciencia se agote. En lo que aumentan nuestros propios niveles de estrés, podemos notar un aumento en las pruebas a los límites que provienen de nuestros hijos y es probable que, en algún momento, reaccionemos a una situación de una manera contraproducente y llena de arrepentimiento. ¡Por favor sepa que no está solo! Después de todo, somos humanos y, a veces, ser humano es desordenado. A medida que avanzamos en esta situación que ninguno de nosotros había hecho antes, estamos obligados a equivocarnos aquí y allá mientras “mantenemos la tranquilidad”. Está bien. Nuestros hijos estarán bien. Y al final, tenemos la oportunidad de compartir un valioso regalo con nuestros hijos, una habilidad para la vida que algunos solo pueden aprender experimentando por sí mismos. Estoy hablando del don de arreglar las cosas, o la reparación.

Como adultos, estamos modelando para nuestros hijos cómo ser seres humanos en el mundo. Nos observan atentamente y buscan pistas sobre cómo reaccionar y responder en cada situación. Los niños toman sus señales emocionales de los adultos en su presencia. Y siendo sus padres, sus cuidadores principales, nos miran a nosotros más que nada. Una de las cosas más mágicas sobre los niños; son literalmente barómetros de nuestro estado de ánimo interno, lo que significa que incluso aunque estemos “manteniéndonos tranquilos” por fuera, sentirán y reproducirán lo que estamos sintiendo por dentro. Ahora, esto se aplica a todas las situaciones, desde el cambio mundial actual hasta quemar los huevos en el desayuno. Si lo sentimos, ellos lo sienten. La parte difícil, a veces, es encontrar la calma interna en situaciones estresantes.

Luego están los momentos en que nuestros hijos parecen estar fuera de control sin causa alguna. Tal vez “se despertaron del lado equivocado de la cama” y simplemente están de mal humor. Creo que es justo decir que todos hemos pasado esos momentos en que el estado de ánimo de nuestros hijos dicta lo que sucede en el hogar, tanto positiva como negativamente, aunque nuestro estado interno esté o no en calma. Hay tantas razones posibles por las cuales los niños están fuera de control; tienen hambre, sed, están cansados, tienen que ir al baño … la lista puede seguir y seguir. Pueden surgir conflictos, aparentemente de la nada, y la clave para maniobrar a través de ellos es compartir nuestra calma en lugar de entrar en el caos de nuestros hijos cuando pierden el control. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo. Simple; si. Fácil; No. ¿Y qué pasa si estamos en un estado emocional donde no podemos acceder a nuestra calma interna? Puede ser fácil dejarnos caer en el mal humor con nuestros hijos en esos momentos y sucederá de vez en cuando. De nuevo, nuestros hijos estarán bien.

Quiero compartir un pequeño truco que puedes agregar a tu mágica “bolsa Mary Poppins” de herramientas para ayudarte a encontrar esa calma cuando parece difícil de obtener. Aprendí este truco hace muchos años y lo uso casi todos los días en muchas situaciones diferentes. A medida que avanzamos en nuestra rutina diaria, tenemos una tendencia a estar en nuestras cabezas mucho, no tanto en nuestros cuerpos. Algunas personas tienen prácticas de meditación o ejercicio como el yoga, correr o levantar pesas, que nos pueden devolver a nuestros cuerpos. Este tipo de prácticas son buenas para nuestro bienestar físico y emocional y modelamos para nuestros hijos la importancia de tales prácticas. Sin embargo, en un momento en que nuestros hijos pierden el control, no podemos darnos el lujo de correr rápidamente para despejar nuestras cabezas y así poder manejar la situación de una manera más discreta. Entonces, ¿qué podemos hacer en ese momento? Podemos traer nuestra conciencia a nuestros pies. Cuando cambiamos nuestra conciencia de nuestra cabeza a nuestros pies, podemos asentarnos y acercarnos a un conflicto desde ese lugar de compartir nuestra calma. Llevar la conciencia a tus pies es más que solo pensar en ellos, sino que estás tratando de “estar” en ellos. Es bueno practicar a diario para que cuando sea necesario, sea fácil.

¿Por qué no practicar ahora? Para comenzar, ponga su atención en sus pies y sienta sus dedos. Puedes imaginarlos en el ojo de tu mente. Agítalos un poco y nota cómo se sienten. ¿Están tocando el suelo? ¿Están en el aire? Con cada inhalación, imagine que, al exhalar, está respirando con sus pies. Mueve tu atención a las puntas de tus pies, luego a los arcos, luego a los talones, luego a los tobillos. Tome varias respiraciones en cada lugar y simplemente se dará cuenta de cómo se sienten. Luego respire en todo su pie. ¿Cómo se siente eso? Simplemente estás notando las sensaciones de tus pies, ¿están adoloridos, tensos, relajados …? Práctica esto varias veces al día. Cuando nos enfrentamos con desafíos, llevar nuestra conciencia a nuestros pies es algo así como presionar el botón de reinicio, ya que cambia nuestro enfoque y podemos volver a la tarea en cuestión con una mente más clara. Algo más importante de tener en cuenta es que ESTA ES LA CONEXIÓN DE LA NATURALEZA porque como seres humanos, SOMOS la naturaleza, NO estamos separados de ella y esta es una práctica para conectarnos con nosotros mismos.

Idealmente, hacemos esta práctica, o cualquier otra cosa que podamos hacer para compartir nuestra calma en esos momentos en que nuestros hijos (o nosotros) perdemos el control. Pero, ¿qué pasa si no podemos lograrlo en el momento y reaccionamos ante nuestros hijos de una manera que deseamos no haberlo hecho? Aquí viene ese regalo mágico de reparación que podemos enseñarles. Cuando todos se hayan calmado, podemos regresar y arreglarlo. Podemos volver con nuestros hijos y decir “Ojalá hubiera dicho … en lugar de …….”. Debido a que los niños naturalmente nos imitan, puedes apostar a que también aprenderán a hacerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'wpb_hook_javascript_footer' not found or invalid function name in /home/customer/www/wyp.org/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 324