Ritmo

by Kelly Villaruel

La crianza de los hijos tiene muchos retos en el mejor de los casos, pero puede ser doblemente desafiante en los tiempos actuales con la interrupción de nuestros horarios y rutinas regulares. Es posible que nos encontremos más cansados ​​de lo normal y con eso, tal vez cediendo a las necesidades de los niños donde normalmente nos mantenemos firmes, o podemos encontrarnos irritados o incluso enojados. Donde pudimos encontrar un para de horas para uno mismos hace solo un par de semanas, esos momentos son más difíciles de encontrar en estos días y eso puede agregar al agotamiento que ya podemos sentir como padres. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer para reducir el nivel de estrés, mantener conexiones con nuestros hijos, brindar mayor comodidad al hogar y tal vez incluso un poco de tranquilidad.

Crear un ritmo en el hogar o aumentar el ritmo existente puede ayudar a facilitar las transiciones y, esencialmente, aligerar nuestras cargas. El ritmo es diferente a un horario. Un horario tiende a ser rígido, mientras que un ritmo es mucho más fluido. Cuando hablamos de un ritmo diario, podemos imaginar inhalar y exhalar. Nuestra respiración sigue un ritmo, no un horario. Las estaciones siguen un ritmo, y realmente, toda la naturaleza sigue un ritmo. Hay un flujo en la forma en que se mueve el mundo natural. Podemos aportar esa facilidad de flujo a nuestros hogares y, al hacerlo, creamos puntos de anclaje o puntos de conexión en el día en que nuestros hijos cuentan y también nos da puntos de reinicio cuando las cosas pueden parecer que se están desmoronando en formas pequeñas o grandes (¿porque no es esa la naturaleza de la crianza de los hijos?)

Inhalar se refiere a los momentos del día en que nos reunimos de una manera predecible, como comidas, historias y cantos juntos. Habla de los tiempos en que estamos presentes el uno con el otro. Este es un momento en que sus hijos “tienen su atención” y realmente sienten esa presencia. Exhalar se refiere a los momentos en que, después de estar con nosotros y de recibir nuestra atención, nuestros hijos van a hacer otra cosa y podemos enfocarnos en otras cosas sin sentir culpa. Cuando creamos esos “respiros” de reunirnos en nuestro día, es mucho más fácil decirles a nuestros hijos que tenemos otro trabajo que hacer y que pueden jugar solos. Y lo hacen con mayor frecuencia de buena gana porque tenían nuestra atención y saben que la volverán a tener.

Los niños se sienten seguros y retenidos cuando hay una previsibilidad rítmica en sus días. Ayuda a calmarlos, ya que la imprevisibilidad puede causar ansiedad en el niño pequeño y, a su vez, desencadenar algunos comportamientos desafiantes. Entonces, ¿dónde existe un ritmo en tu día? Cuando mis hijos eran pequeños, nuestro ritmo de la mañana se era así:

  • Despertarse y sentarse juntos en el sofá (inhalar)
  • Se fueron a jugar mientras yo preparaba el desayuno (exhalar)
  • Desayuno junto con canción para crear ritual (inhalar)
  • ¿Niños coloreando, jugando o …? (exhalar)
  • Merienda y hora del té con canción (inhalar)

 

Fue similar para el resto del día hasta la hora de acostarse. Cuando nos juntamos, tenían mi atención, y cuando hicieron lo suyo, yo hice lo mío. La belleza de un ritmo es que el tiempo puede ser un poco flexible, ya que algunos días los niños pueden quedarse dormidos más tiempo mientras que otros días pueden levantarse al amanecer, pero el ritmo es el mismo. Si tenemos que hacer mandados o cualquier otra cantidad de cosas que puedan interrumpir el ritmo, sabemos que viene el próximo punto de anclaje y nos reconectamos y reiniciamos. Se necesita algo de práctica para convertirlo en un hábito, pero con el tiempo el flujo llegará. Crear un ritmo en su hogar es una idea bastante simple. Dicho esto, simple, NO significa que sea fácil. Entonces, por favor, sé amable contigo mismo. La crianza de los hijos ya es difícil y todo este escenario es nuevo, ninguno de nosotros lo hemos hecho de esta manera antes, así que tenemos que aprender por el camino.  

Por favor, sea relajado y delicado con sí mismo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *